Actualidad Emprendedores Marketing — 24 marzo 2014

Este post va dedicado a todos aquellos empresarios y emprendedores que están empezando a trabajar las redes sociales y no tienen muy claro qué hacer o piensan zambullirse en ellas en breve…

Una de las cosas clave que aprendí cuando me puse a trabajar en las redes sociales era que no son tan diferentes de la vida real como nos creemos, y que el sentido común suele ser el mejor consejero.

Más allá de las «técnicas de venta definitivas en redes sociales», del «aprende a twittear en el momento justo» y consejos por el estilo que abundan en internet, hacer negocios con ellas depende de entender esto: detrás de cada usuario hay -normalmente- una persona. De hecho, si tienes en mente esto, posiblemente tengas gran parte del camino andado a la hora de gestionar tus redes sociales y sacar provecho de ellas.

Vamos a poner cinco ejemplos de comportamientos en la «vida real» que se aplican a la «vida virtual»:

1. Cuando apareces en un evento y eres nuevo, no es demasiado aconsejable plantarte en medio de las sala y gritar «¡aquí estoy y tengo cosas interesantes que deciros!». Seguramente tampoco esperarás que, según llegues, te conviertas el centro de atención. De hecho, lo normal es que alguien te vaya presentando a gente y, con el tiempo, entables relaciones estrechas. En las redes sociales ocurre lo mismo.

2. Los vendedores que sólo hablan de su producto suelen resultar pesados y los clientes los evitan. Durante una presentación profesional lo normal es dedicar aproximadamente 2/3 del tiempo a hablar de algo interesante y relacionado con tu negocio y el tercio restante en hablar de tu empresa y de lo que vendes. En las redes sociales ocurre lo mismo.

3. Si vendes productos geriátricos es posible que la guardería no sea el mejor sitio donde promocionar tu audífono o tus andadores. También es posible que pases por varios foros, ferias y eventos hasta que encuentras a tu cliente objetivo. En las redes sociales ocurre lo mismo.

4. Si, tras vender, alguien dice que tu producto o servicio es «malo» y empieza a difundir esto entre sus amigos, no le insultas o le ignoras. Todo lo contrario, le preguntas por qué considera que es malo y cómo podrías mejorarlo. En las redes sociales ocurre lo mismo.

5.  Si vas a una reunión en representación de tu empresa no es recomendable hablar de tu última borrachera o de lo que van a estudiar tus hijos. Posiblemente no sea el contexto adecuado para hablar de ello. ¿Adivinas lo que ocurre en las redes sociales?

La conclusión es obvia: cuando hablamos de redes sociales, hablamos de gente interactuando a través de internet y que, pese a que el canal y las herramientas son diferentes, las reglas son prácticamente las mismas que en el mundo real.

Carlos Jiménez García
Director Comercial de Creativos Prácticos España
Linkedin | Web

Share

About Author

Actualidad Pyme

Información imprescindible actualizada para el universo de los emprendedores, autónomos y pymes de España. Actualidad Pyme

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*