Actualidad Emprendedores Slider — 20 enero 2015

Montar la oficina para tu nuevo negocio es un paso muy importante a la hora de emprender. Un paso que muchas veces se toma a la ligera y que puede ser más importante de lo que en un primer momento aparenta.

Una etapa en tu aventura emprendedora que podría marcar la aparición o no de muchos problemas. Por eso tienes que tener en cuenta una serie de factores a la hora de elegir una u otra oficina.

Coste

Quizás uno de los factores más determinantes. Este factor marcará lo primero si vas a decidirte por una oficina propia, compartida o incluso decantarte por un Hub o Vivero de empresas donde los costes son compartidos entre un grupo de pequeñas start-ups.

El alquiler de este espacio de trabajo marcará una gran parte de tu balanza de costes, por lo que habrá que elegir una oficina que esté dentro de las posibilidades económicas de tu empresa y que no se convierta en un lastre más adelante.

Existen inmobiliarias especializadas en oficinas como por ejemplo regus.es o buscadores web como idealista.com donde podrás encontrar gran variedad de opciones.

Dimensión

La oficina que elijas tendrá que ser acorde con el número de personas que tenga (o vaya a tener a corto plazo) la empresa. Un espacio en el que todos tus empleados puedan desempeñar su trabajo de una manera cómoda. No se nos puede olvidar que es en la oficina dónde pasamos la mayor parte del día, y que sin duda éste será un factor importante en la productividad de nuestro equipo.

Acondicionamiento

Además del tamaño de la oficina tendremos que tener en cuenta otras condiciones que afectarán a la comodidad de los trabajadores.

La luz natural, la ventilación, la temperatura, la accesibilidad, conexiones de red eléctrica, cobertura telefónica e Internet, son algunas de las más importantes, pero no te olvides de los aledaños y ¡echa un vistazo a los vecinos!.

Tendrás que pasar allí muchas horas, y entre otras cosas necesitas concentración. Ojo con los bares y sus salidas de humos, colegios, gimnasios o cualquier otro tipo de recinto que pueda congregar a centenares de personas y mucho ruido en las horas de trabajo.

Por último, en función del dimensiones de tu empresa, tendrás que considerar la contratación de una empresa de servicios integrales que puede ahorrarte muchos quebraderos de cabeza.

Empresas como Góngora ofrecen servicios de limpieza y de seguridad, que cubren desde la instalación de una alarma, hasta los controles de acceso al recinto. En concreto esta empresa se ha consolidado en los últimos años como referente en sus sector gracias a su eficacia y esfuerzo en la actualización y formación tanto de sus empleados como de su maquinaria.

Ubicación:

Parece algo muy obvio pero la localización de tu oficina puede traer consigo una serie de ventajas o inconvenientes que a la larga se harán tan profundos que afecten al porvenir de tus negocios.

A la hora de elegir la ubicación de tu oficina deberás tener en cuenta varias cuestiones:

– Localidad: haz un estudio de tu actual y futura clientela y de los costes de desplazamiento de tu personal con motivos laborales para poder determinar qué localidad es la ideal para montar tu oficina.

– Distancia desde tu domicilio actual: aunque no es un factor capital, una distancia demasiado larga o cuyo trayecto sea muy pesado podrá conllevarte problemas de logística y flexibilidad de horarios.

– Zona: si tu empresa es de servicios o vas a tener reuniones habitualmente con clientes, proveedores o cualquier persona ajena a tu empresa, la zona en la que elijas ubicar tu empresa tiene que cumplir una serie de requisitos básicos de accesibilidad, seguridad e imagen.

Share

About Author

Julio Simal

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*