Actualidad Slider — 01 septiembre 2014

Este verano en ActualidadPyme publicamos el artículo “Jornada Intensiva o Extensiva” en el cual, aprovechando esta época del año en la que muchas empresas aplican la jornada intensiva a sus trabajadores, realizamos un análisis de las ventajas y los inconvenientes que tienen los trabajadores y las empresas para realizar este tipo de cambios en los horarios laborales.

Hoy, y gracias a la encuesta realizada por nuestros amigos de Trabajando.com, vamos a analizar cómo es la jornada laboral de los españoles, y cómo nos comportamos en relación con nuestro trabajo y sus horarios.

Considerando las jornadas laborales semanales de 40 horas, es decir, con 8 horas de trabajo diarias; vemos que los horarios oficiales son muy dispares, ya que entran en juego muchos tipos de variables, tanto geográficas, personales, sectoriales,… con lo que es muy difícil poder generalizar. Aún así de la encuesta podemos observar que hay un volumen interesante de personas con horarios parecidos; por ejemplo, casi la mitad de los españoles tienen un horario que va desde las 8h hasta las 16h. Un horario que en su mayoría está instaurado en el sistema estatal del funcionariado.

Pero como todos sabemos, una cosa son los horarios oficiales que tenemos por escrito en nuestro contrato laboral, y por otro lado los horarios reales de trabajo que finalmente realizamos. Solamente un 12% de las personas encuestadas nunca han extendido su horario laboral, sino que siempre salen a sus horas (afortunados!). El resto, el 88% restante han tenido que alargar la jornada laboral para poder cumplir con sus obligaciones, unas veces por culpa personal motivada por la desorganización o por perder el tiempo durante el día (45), y otras por que las cargas de trabajo son desproporcionadas para una persona (63%) o porque desde la dirección se “obliga” o “incita” a estar bien visto quedarse más tiempo en la oficina; lo que muchas veces se conoce como “calentar la silla”.

“Calentar la silla”, uno de los problemas más arraigados y negativos de la cultura laboral española, en la que por el mero hecho de que un empleado se quede más tiempo del estrictamente pactado por contrato, representa que sea más trabajador o que está más comprometido con la empresa. Mientras que aquellos que se van a su hora, parece que su implicación con la empresa o que su rendimiento laboral es más bajo; cuando muchas veces el primero necesita quedarse más tiempo porque ha llegado tarde o se ha pasado media mañana sin hacer su trabajo.

Y es que durante la jornada laboral, estamos expuestos a muchas distracciones que hacen que nuestra productividad baje. Para el 49% de los encuestados, las conversaciones con los compañeros es la principal causa de perder tiempo en el trabajo. Navegar por internet, lo que engloba leer la prensa y consultar las redes sociales, es para el 21% de los encuestado la principal causa de su pérdida de tiempo productivo; aunque para otros, vicios como fumar (14%), tomar el café (9%) o incluso hablar por teléfono (7%) son también causas importantes que hacen que se pierda tiempo durante la jornada laboral.

Por lo tanto, vemos que la mayoría de los españoles estamos habituados a tener jornadas laborales más largas de las 8 horas que oficialmente se tienen que realizar por día (88%). Pero el gran problema reside en: ¿se pagan estas horas extras que realizamos? Solamente un 26% de las personas encuestadas por Trabajando.com pueden decir que si realizan horas extras en su trabajo son remuneradas. Una remuneración que no tiene por qué ser obligatoriamente una remuneración económica, sino que en muchas empresas, contraprestan las horas extras realizadas con día de vacaciones para sus empleados. Pero la mayoría de los trabajadores, el otro 74%, no reciben ninguna remuneración extra por esas horas que “regalamos” a nuestro trabajo.

productividad-es

Share

About Author

Julio Simal

(1) Reader Comment

  1. En definitiva, más trabajo, menos salario y muchas horas. Se está mirando firmemente la propuesta sobre los cambios de horarios, para poder empezar antes y acabar tambien antes y conciliar vida familiar y laboral. Es algo que se ha hablado durante años, para equipararse al resto de Europa, pero que ahora está tomando otro carácter más importante y es probable que finalmente se pueda adoptar,

    gracias y felicidades por el blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*