Últimamente muchos inversores y emprendedores se han encontrado con la duda de si es un buen negocio montar o no un gimnasio. En la sociedad en la que vivimos, en los últimos años a pesar de la crisis, si estudiamos al ciudadano de a pie, vemos que no pone mucho impedimento a rascarse el bolsillo en lo que podríamos llamar “culto al cuerpo”; ya sean tratamientos estéticos, de belleza o actividades para estar en forma. Y es que el gimnasio ha evolucionado en muchos casos a convertirse en un estilo de vida.

La conciencia de llevar una vida sana, tanto en la alimentación como en los hábitos (combinado con el miedo a envejecer), poco a poco está calando en la sociedad;  pero sobre todo en las grandes ciudades, donde el gimnasio es la opción más sencilla para practicar deporte después de todo un día sentado en la oficina. En cifras observamos que en España hay más de 3.000.000 personas que van al gimnasio habitualmente, una cifra que sube día a día. Por lo tanto, a primera vista, parece ser un negocio en auge, y por eso grandes multinacionales del sector tipo Virgin Active o Holiday Gym están abriéndose paso en la mayor parte de la geografía española.

El inversor o emprendedor que quiere embarcarse en la aventura de montar un gimnasio tiene dos opciones,  montar su propio gimnasio o hacerse con una franquicia. Aquí os damos los nombres de las más conocidas:

–          Curves: gimnasio especializado en público femenino que cuenta con más de 150 franquicias en toda España.

–          Body Factory: esta cadena cuenta con 28 franquicias en España, además de 9 locales propios.

–          Holiday Gym: gimnasio para todo tipo de usuarios.

–          Golds Gym: franquicia de gimnasios más grande del mundo, presente en más de 25 países y con más de 3.000.000 de clientes en todo el mundo.

Pero como todos los negocios, antes de lanzarnos a la aventura tenemos que estudiar varios factores que pueden ser muy importantes en este tipo de negocios, y que probablemente marquen el éxito o el fracaso de nuestro nuevo negocio.

–          Ubicación: este punto es muy importante ya que la mayoría de nuestra clientela vendrá de los alrededores de nuestro local. El gimnasio es un “comodity” y a mucha gente le cuesta ir, por lo que no recorrerán grandes distancias para ir a tu gimnasio a no ser que tengas alguna actividad exclusiva o seas el único de la zona. Por lo tanto una ubicación con empresas alrededor, podrá proveerte de clientela los días de diario tanto a primera hora y mediodía sobre todo, aunque por la tarde también aporte movimiento. Pero una ubicación buena no es sólo la que tenga empresas alrededor y los fines de semana sea una zona desierta, sino que sea una mezcla entre lugar de trabajo y zona residencial, que te puede aportar clientela los fines de semana y las horas de la tarde.

–          Competencia: a la hora de montar un gimnasio hay que estudiar muy bien la competencia que existe en tu zona de influencia, qué actividades e instalaciones oferta, qué precio, horarios,… estudiar sus puntos fuertes y sus puntos débiles y ver si tenemos cabida en esa zona. Un factor clave es ver si en los alrededores hay algún complejo deportivo público, que normalmente, por precio y condiciones no tienen competencia con los gimnasios particulares, por lo que si existe un completo público de este tipo en la ubicación pensada, es probable que sea bueno descartarla.

–          Clientela: un gimnasio puede tener muchos ambientes, por lo que además de elegir la ubicación y estudiar la competencia, tenemos que estudiar qué tipo de clientela nos interesa. No es lo mismo un gimnasio para que la gente se ponga en forma, que para clientela que busca actividades de boxeo, que especializado en musculación. Una mezcla de ambientes en un local no muy grande puede conllevar desventajas.

–          Personal: esta parte es muy importante, a lo mejor no para un primer momento de apertura del local, sino para un mantenimiento de la clientela y obtener una buena reputación. El gimnasio es un negocio que implica un trato personal con el cliente mucho más elevado que la mayoría de los negocios. Que el cliente se sienta atendido por profesionales que puedan ayudarle es una apuesta sobre seguro.

Por tanto, antes de lanzarnos a montar este tipo de negocio, como en todos, hay que estudiar las variables que pueden determinar el éxito o el fracaso del mismo. No existe una ciencia exacta que te diga que un tipo de negocio es éxito seguro, lo que si podemos decir es que es un negocio que si se trabaja bien puede tener un éxito bastante asegurado. Un cliente de gimnasio se siente a gusto con su gimnasio cuando se siente atendido por profesionales cualificados, hay un buen ambiente, se encuentra en su zona de actuación, está limpio y mantiene sus actividades actualizadas y sus materiales adecuados al uso diario.

 

Share

About Author

Actualidad Pyme

Información imprescindible actualizada para el universo de los emprendedores, autónomos y pymes de España. Actualidad Pyme

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*