Autónomos — 26 abril 2012

Se conoce como trabajador autónomo económicamente dependiente, aquel autónomo; persona física que realiza un trabajo de forma habitual pero sin estar vinculado o ligado a un contrato de trabajo, es decir fuera del ámbito de una organización, respondiendo de las actividades de su trabajo con una responsabilidad ilimitada; pero con la peculiaridad de que recibe al menos el 75% de sus ingresos provienen de un único cliente. (rendimientos de trabajo y actividades económicas y profesionales).

A esta modalidad de autónomo se le conoce como TRADE, y está regulado por  La Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo.

Entre este autónomo dependiente y su cliente debe existir un contrato escrito donde se detalle todas las condiciones y características del servicio prestado; debiéndose ser inscrito en una oficina pública (Oficina de Servicio Público de empleo estatal)

Para ser considerados tales deben darse las siguientes condiciones:

  • No pueden tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros (tanto para su cliente dependiente como para cualquiera de los otros).
  • No pueden ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten sus servicios al cliente.
  • Deben disponer de infraestructura productiva y material propios, necesarios para llevar a cabo la actividad.
  • Desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, es decir con libertad para poder organizarse a su manera su trabajo, siempre y cuando no sea en perjuicio de su cliente.
  • Percibir una contraprestación económica en función del resultado de su actividad/trabajo, de acuerdo con lo pactado con el cliente.

Share

About Author

Actualidad Pyme

Información imprescindible actualizada para el universo de los emprendedores, autónomos y pymes de España. Actualidad Pyme

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*